Hacia una sociedad 'senior'

“Envecejer es todavía el único medio que se ha encontrado para vivir mucho tiempo”, decía Charles A. Sainte – Beuve. Por ese camino vamos… El informe ‘Perspectivas de la Población Mundial’ de la ONU estima que el número de personas mayores (de 60 años o más) se habrá duplicado para el año 2050 y pasará de 962 millones en el 2017 a 2.100 millones. En Europa, según la Comisión Europea, en el 2060 una de cada tres personas tendrá más de 65 años. Vengo apuntando desde hace meses que el futuro está en la gente con pasado.

Esto significa que se necesitarán más cuidados, más actividades de ocio para ellos y, por tanto, más puestos de trabajo. Ahí es donde entra en funcionamiento la Silver Economy, la actividad económica específica orientada a atender las necesidades y motivaciones de las personas mayores, las necesidades de sus familias consecuencia de cuidar a/de los mayores y la transformación de la oferta de las empresas para, con una oferta segmentada, adaptarse al cambio demográfico.

En base a lo dicho, hay algunos aspectos claves para entender esta nueva economía:

  • La prolongación de la vida.
  • Envejecimiento activo, con una mayor calidad de vida.
  • Otros: baja natalidad, emigración/inmigración, saldo migratorio, etc.

Surgen oportunidades enfocadas a la tercera edad y la Silver Economy entra a revolucionar los productos y servicios relacionados con la vida de las personas mayores. Va a generar mejoras de los servicios que se prestan a los senior y, en especial, a los que tienen mayores necesidades y demandas por su estado físico y cognitivo.

Sería deseable que el “estado del bienestar” sea capaz de garantizar las necesidades principales, aquellas del primer y segundo escalón de la pirámide de Maslow (las necesidades básicas y fisiológicas, así como las de seguridad).

La oportunidad que supone está estructura demográfica envejecida tiene que valernos para ser una sociedad más justa en todos los sentidos, ya que hacerse mayor es un signo de progreso social y económico, y como sociedad debemos estar a la altura y acompañarlo de un compromiso con la longevidad para crear servicios adaptados, con mayor diversidad y más accesibles.

DESAFÍOS DEL FUTURO PRÓXIMO

En el futuro más próximo, veo dos desafíos:

  • El sistema salud: la dependencia es clave y los males derivados de la soledad también, ya que ésta se presenta como una de las pandemias más graves del siglo XXI.
  • El sistema pensiones: tendrá una gran influencia, sobre todo para las personas que dependan de su pensión para vivir y poder consumir productos o servicios. ¿Serán las pensiones privadas imprescindibles para tener una jubilación digna? Es algo que aún está por ver.

Hay que añadir años a la vida, pero aún más importante: vida en los años. Para ello, la tecnología,  las ciencias de la salud y, muy especialmente, las neurociencias serán vitales.

OPORTUNIDADES DE LA SILVER ECONOMY

Los negocios con las necesidades de los mayores de 50 años generarán 88 millones de empleos en Europa. Deben tener en mente el mapa de la Silver Economy:

Mapa de Silver Economy

ÁREAS EN LAS QUE TENDRÁ IMPACTO EL ENVEJECIMIENTO

  • Material: las posibilidades de disponer de bienes o servicios vendrán condicionadas por dos variables: renta y accesibilidad.
  • Salud: el envejecimiento trae, generalmente, algún mal de salud.
  • Social: hay que prestar atención a los cambios en las relaciones personales generados por: cambios en la actividad, vida social, cambios tecnológicos, sociales, familiares…
  • Conocimiento: el conocimiento cobra un papel clave en la integración de las personas mayores en el siglo de la comunicación y los avances tecnológicos. Hay que avanzar hacia la reducción de la brecha digital.

SOLUCIONES QUE APORTAR DESDE EMPRESAS Y ONG

  • Material: empleo y accesibilidad humana.
  • Salud: desarrollo de soluciones basadas en big data y la tecnología. También la ayuda a individuos y cuidadores.
  • Sociales: conciliación intergeneracional.
  • Conocimiento: soluciones tecnológicas a la brecha digital.

No olvidemos el manifiesto Silver Economy:

  1. Todos tenemos derecho a un envejecimiento digno.
  2. Ganar dinero en un mundo mejor.
  3. No existen viejos ni viejas.
  4. Envejecimiento positivo y activo: todos necesitamos aprovechar el tiempo incierto que nos queda.
  5. La idea de amparo.
  6. Es necesario planificar.
  7. Tecnología y servicios digitales para la Silver Economy.