Los Seniors y la IA

Hace ya 8 años que estoy trabajando con proyectos de inteligencia artificial en diferentes ámbitos del marketing. Alguno de los proyectos más interesantes que he podido abordar en estos años tienen que ver precisamente con las personas mayores y la Silver Economy.

A estas alturas de la evolución de la inteligencia artificial que se ha producido, sobre todo desde el año 2015, creo que los beneficios más importantes que aporta en el ámbito de la Silver Economy tienen que ver con la teleasistencia proactiva y predictiva. Uno de los avances más relevantes de la IA es la posibilidad de poder detectar necesidades aplicando no sólo Big Data, sino lo que se denomina experiencia cognitiva, donde se produce una simbiosis entre los datos y la inteligencia artificial creando modelos basados en algoritmos que nos indican posibles problemas de salud o crisis antes de que estas sucedan.

Es la llamada teleasistencia de quinta generación o el poder de detectar la propensión de una persona a tener determinadas crisis de salud o incluso prever y evitar determinados accidentes.

Un segundo aspecto absolutamente maravilloso es el aporte de la inteligencia artificial a la gestión de la cronicidad y la dependencia permitiendo automatizar el seguimiento por parte de los servicios de salud e incluso de los servicios sociales de los ayuntamientos y administraciones públicas.

La inteligencia artificial es un elemento fundamental para conseguir la unión y colaboración permanente entre las empresas de cuidados, los cuidadores, la familia, y la persona mayor a cuidar y atender.

De esta forma con un enfoque muy similar a Tinder se puede realizar un Match, un empate, un alineamiento o enrutamiento del profesional más adecuado para la atención de la persona mayor, en función de sus dolencias y características de personalidad.

Otro elemento muy interesante es la aplicación de la inteligencia artificial a la mejora de gestión de hospitales, implementando la optimización de las plantillas y los espacios, mejorando la gestión de las residencias de mayores, tan necesitadas de modelos de gestión optimizados, permitiendo que los profesionales se puedan concentrar mucho más en dar caricias que en hacer gestiones burocráticas y administrativas.

La robótica social y la implantación de modelos de cuidados basados en robots de compañía es un avance de la inteligencia artificial que está por llegar, porque si bien ya hemos visto sucesivos experimentos se han quedado en eso: en acciones relativamente fallidas, pues las personas mayores, incluso las dependientes se sienten un poco absurdas jugando con muñecos como si fuesen niños pequeños.

No cabe ninguna duda de que hay enfoques robóticos muy sofisticados, que realmente van a significar un aporte increíble en la gestión de cuidados, la compañía, la proporción de recuerdos y recordatorios, y, en definitiva, un complemento maravilloso a la gestión familiar de los cuidados informales y formales de nuestros mayores.

En el mismo sentido, no cabe ninguna duda que uno de los avances más relevantes de la inteligencia artificial, será la lucha contra la soledad no deseada, a través de un uso social para lograr que personas afines entren en contacto, hagan amistad, y dejen de estar solas.

Y por qué no gestionar nuevas parejas de personas mayores. La coordinación de programas de voluntariado con la misma estrategia de hacer Match entre voluntarios y las personas mayores es un uso venidero, muy poderoso que preveo en el corto plazo.

No cabe duda de que también hay perjuicios: las Fake News, estafas y fraudes son el uso negativo de la inteligencia artificial que preveo para el corto plazo.

Siempre me acuerdo de la llamada paradoja de Moravec, que hace referencia a que la inteligencia artificial y la tecnología en general son muy eficaces haciendo las cosas difíciles, pero muy ineficaces haciendo las cosas fáciles pero esenciales en la vida: no hay todavía inteligencia artificial, ni robot, capaz de acariciar ni de empatizar y comprender a la persona mayor sus necesidades sus motivaciones, sus inquietudes, sus ilusiones y su propósito de vida.

Deja un comentario

17 − 3 =