Vivir 100 años: El secreto de las Zonas Azules

Hace ya años que vengo trabajando el tema de «Las Zonas Azules», aquellas áreas del mundo en las que las personas viven más tiempo.

Incluso escribí este articulo hace ya cuatro años en el diario Expansión hablando sobre el futuro de las zonas azules como temática de gran relevancia para la Silver Economy.

También he desarrollado tres proyectos de “azulización” y medicina preventiva-sociología de la longevidad. Y  justo ahora me encuentro empezando un proyecto nuevo en un gran ayuntamiento de Cataluña.

La plataforma Netflix ha estrenado recientemente la mini serie  Vivir Cien años : Un recorrido por el mundo con el escritor Dan Buettner para descubrir cinco comunidades únicas donde la gente vive feliz y por más tiempo.

Me he permitido resumir aquí algunas de las claves que nos da la serie y que os recomiendo no perderos.

  1. La Dieta de las Zonas Azules

Uno de los pilares de la longevidad en las Zonas Azules es la alimentación. En estas regiones, los alimentos vegetales son la piedra angular de la dieta. Cereales, legumbres, frutas y verduras predominan en sus platos. Las comidas son sencillas y naturales, evitando los alimentos procesados. Un principio clave es «comer menos y mejor». Reducir las porciones y centrarse en alimentos frescos y nutritivos puede traducirse en una vida más larga y saludable.

  1. Alimentos de Origen Vegetal

En estas comunidades, la carne es consumida en cantidades mínimas, con énfasis en los alimentos de origen vegetal. Los pescados, si son consumidos, también son una fuente importante de proteínas. La regla del «80% de saciedad» es una práctica común; comer solo hasta que se esté un 80% lleno puede ayudar a controlar las calorías y promover la longevidad. Es interesante notar que en algunas Zonas Azules, el consumo moderado de vino también es parte de su cultura.

  1. El Ejercicio y la Vida Activa

El ejercicio regular es otro componente esencial para vivir una vida larga y saludable, aunque en las Zonas Azules, el enfoque es diferente al que solemos ver en los gimnasios. El ejercicio más común es caminar. Sin embargo, lo más importante es que la vida cotidiana es activa y no sedentaria. Las personas de estas regiones incorporan naturalmente la actividad física en sus vidas, ya sea trabajando en el campo, realizando largas caminatas o paseos en bicicleta, cuidando de sus hogares y jardines, y visitando a sus vecinos. Además, en estas comunidades, la dependencia de dispositivos digitales, que suelen promover la inmovilidad, es mínima.

  1. El Propósito de la Vida

Una de las joyas ocultas de las Zonas Azules es el concepto de «Ikigai». Este término japonés hace referencia a la causa, misión o razón que te motiva a levantarte por las mañanas y te llena de felicidad. El Ikigai no se enfoca en la ambición económica o el consumismo, sino en hacer algo que te haga genuinamente feliz y satisfecho. En estas regiones, las personas enfrentan la vida con un deseo consciente de vivirla plenamente. Este sentido de propósito contribuye a una vida más larga y significativa.

  1. Afrontamiento del Estrés y Vínculos Sociales

El manejo del estrés es una parte vital de la vida en las Zonas Azules. Se cuida el descanso y las horas de sueño, y es común la práctica de actividades espirituales o rituales de meditación. Además, existe una idea de trascendencia y, en algunos casos, religiosidad. Aunque también es importante destacar que la estabilidad económica es un factor clave.

  1. Vínculos Familiares y Respeto por los Mayores

En estas regiones, los fuertes vínculos familiares y las relaciones sociales son fundamentales. Las personas comparten tiempo de calidad con amigos y familiares, evitando el aislamiento. El respeto por los mayores es una característica común; cuantas más décadas tienes, más te valoran y te cuidan. Aprender de las generaciones anteriores y mantener a los mayores integrados en la comunidad es una parte importante de la vida en las Zonas Azules.

  1. Clima Benigno

Aunque no es un factor que podamos controlar fácilmente, el clima benigno también es una característica común en estas regiones. Un clima estable y agradable puede contribuir al bienestar general.

Vivir mucho tiene que ser divertido: comer bien, estresarse menos, moverse más y amar mucho.

Deja un comentario

diecisiete − 6 =